Flash Logo.

Contact Us

Norma Delaney
E. Garret Annofsky

675 Witter Gulch
Evergreen, CO 80439 USA

303.679.8878
303.679.8848 fax

norma@newbreath.net

egarret@newbreath.net


La Fragmentación del Alma

En Febrero de 1996 fui a Seattle a una canalización de Kryon. Durante la sesión de preguntas y respuestas una mujer muy angustiada se acercó al micrófono y dijo: –Mi nombre es Sebrina, acabo de salir del hospital con un diagnóstico de personalidad múltiple, me gustaría tener de vuelta a mis chicos–. Acto seguido Jan y Lee Carroll dijeron: – ¡Ve a ver a Norma inmediatamente!

Me levanté, por lo que ella pudo localizarme. Jamás imaginé lo que iba a encontrarme. Descubrimos que ambas éramos del sud de California. Le di mi tarjeta de visita a Sebrina y acordamos encontrarnos en mi casa.

Cuando Sebrina entró parecía algo nerviosa pero no de la manera habitual. Mucha gente que está con algún malestar viene a trabajar conmigo. Desde el primer momento un proceso de cambió comenzó, el cual definiría nuestro trabajo durante los siguientes siete años.

–Hola, soy Lucy Belle. ¿Está mi mamá aquí?

–No, mi nombre es Norma y estoy contenta de conocerte.

–Si mi mamá no está aquí entonces no puedo hablar contigo–. Dicho esto rápidamente desapareció.

–Hola, mi nombre es Rhonda. ¿Puedes ayudarme a que mis chicos vuelvan?

Tan rápidamente como uno aparecía para hablar conmigo, otro le seguiría. Tenían expresiones faciales diferentes, gestos y posturas físicas diferentes. Todos estaban ansiosos por hablar conmigo y nunca parecían ser conscientes de aquel otro que acaba de marcharse. Estas conversaciones fugaces continuaron durante toda la sesión.

Finalmente Daniel llegó a través de ella, un señor mayor que dijo que siempre estaría disponible para ayudarme. Su aplomo y sus palabras tranquilas fueron sorprendentes tras toda la ansiedad de los otros.

Cuando Sebrina volvió, sonrió y dijo: – ¿Trabajarás con nosotros, nos ayudarás?– Honestamente le dije que jamás había trabajado con la personalidad múltiple. Había visto películas sobre el tema, pero jamás había leído libros de medicina y no sabía nada sobre el trabajo que normalmente se hacía. Dijo que actualmente estaba trabajando con el mejor psiquiatra de Los Ángeles, pero que él no trabajaba con los reinos metafísicos. Ella sabía que este era el reino dónde tenían que trabajar para su integración. Tenía claro que no aceptaría nada menos que la total integración.

Dije: –Trabajo con energía compasiva la cual parece saber cómo hacer muchas cosas más allá de lo que cualquier parte humana de mi conoce. Lo llamo Espíritu o reino metafísico. He trabajado con este medio durante muchos años. Realmente creo que no hay enfermedad que el Espíritu no pueda asistir en la sanación de la persona.

En ese mismo momento Garret entró en casa de vuelta del trabajo. Era normal que los nuevos clientes fuesen atendidos en la sala de estar, por lo que estábamos allí. Garret entró y sonrió tranquilamente como solía hacer cuando me veía con algún cliente. Pero al acto se quedó atónito mientras Sebrina corría hacia él diciendo: –Hola, Soy Robbie.

–Soy un chico y me gusta. Mi Papá dice que solo los hombres y los chicos tienen valor. Tengo 4 años. Protejo a las chicas y soy muy rudo. ¡También meo de pie!

Garret sonrió y dijo: –Hola.

Acordamos volver a vernos en dos semanas. Así empezaron nuestras sesiones. Estas fueron salpicadas regularmente por las diferentes personas que venían de dentro de ella. Muchos de ellos dijeron que me habían observado por semanas antes de decidirse a hablar conmigo. Querían ver si yo era “real”.

Empecé en la camilla de masajes haciendo trabajo energético en el cuerpo físico de Sebrina. A medida que el trabajo progresaba, también trabajábamos con la respiración para liberar el estrés. Sebrina era una fuente constante de hiperventilación. Aprendí que era habitual que las personas que habían sido abusadas sexualmente no pudiesen respirar profundamente en sus barrigas. La confianza se perdió en sus experiencias traumáticas y una gran paciencia es requerida para reconstruirla.

Con el tiempo Sebrina compartió parte de su historia. Había nacido dentro de un culto satánico y su padre era el líder. Él y su madre estaban muy ansiosos por entrenarla para que asumiese el liderazgo, así que empezaron a adiestrarla el mismo día que llegó a casa del hospital. La intensidad de esta determinación por controlarla causó una división tan profunda que su Alma tuvo que dividirse para mantenerla viva.

Llegué a la conclusión que la mayoría de las personas han sido entrenadas y manipuladas para convertirse en el niño o niña que sus padres querían que fuese. La ruptura llega de muchas formas sutiles y a menudo la fragmentación ocurre por padres quienes piensan que lo hacen por amor. Está claro, para mí, que el abuso infantil proviene de enseñar a los niños a vivir en la reglas, en vez de averiguar qué y quiénes son en realidad. Tan a menudo la gente no se anima a florecer. El abuso infantil causa una fragmentación y una devastación real. Estas creencias provienen de más de 20 años de estar trabajando con todo tipo de abusos.

Después de seis meses Sebrina explicó que yo era realmente la persona que la ayudaría y que era importante para ella empezar la siguiente fase de su trabajo. Ella iría dentro de su espació del corazón para poder fundirse con la verdadera persona que iba a convertirse. En ese momento yo no sabía que ese era el comienzo de un proceso de integración pura. Ella explicó que alguien creado del reino psíquico y físico tomaría su lugar. Luego fue a dentro para fundirse y sentar las bases para su sanación.

Me dijeron que Serena sería la nueva persona con la que trabajar. Dos años después ella dejó de ver al psiquiatra y dejó todos los medicamentos. Ambas tuvimos muy claro que el momento para el siguiente paso en su sanación había llegado. Con el total liderazgo de su Espíritu fuimos adelante. Serena dijo que los medicamentos habían formado barreras que la mantenían encerrada, ella quería ser su propio Yo. Al principio nuestro trabajo era cada dos semanas. Luego pasó a ser semanal y ahora trabajamos juntas cada día. Se necesita atención constante para reconstruir un alma destrozada.

Hemos pasado estos últimos siete años integrando fragmentos de personas internas que fueron creadas desde el nacimiento para hacer frente a su familia, a su vida, y al culto. Serena recientemente escribió lo siguiente, ya que experimentó plenamente su verdadero nacimiento como este ser humano especial. Y está siendo cada vez menos y menos la niña que nació originalmente en este cuerpo.

NACIDA

Abro los ojos y veo la cara de Mamá. No estoy consciente, solo he nacido en el sistema. Tengo todo el conocimiento que necesito para vivir como una persona del grupo de víctima. No hay fallas externas. Sonrío, sabiendo que me gusta esta mujer. Sé que hemos estado trabajando en la camilla en su habitación de sanación. Ella no es mi madre, todavía. Eso llegará más tarde. Ella es Norma. Una mujer que “encontré” para ayudarme a sanar e integrar. Se todo esto y más, en el momento que abro mis ojos.

Veo la experiencia completa de mi nacimiento, desde la verdad de mi corazón. Sebrina ha dicho a Mamá que es el momento para ella de volver a la casa del corazón. Varias personas desde el interior se han presentado y dijeron sí a la sanación verdadera. Hay un cierto nivel de confianza instaurado con Norma para facilitar esto.

Sebrina está tumbada de espaldas en la camilla de masajes. Mira el rostro de Norma. El amor que se intercambia en ese mirar es profundo. Habla de muchas vidas compartidas; de un coraje incomprensible que tomará, por ambas partes, para llevar a cabo este contrato. Mucho es dicho sin palabras. Sebrina toca la cara de Norma y luego cierra sus ojos, soltando.

Lo que sucede después es en el reino de la experiencia metafísica. Veo a Sebrina ir a dentro, entrar en una habitación sagrada dentro del corazón. Se arrodilla y abre el pestillo de una caja de madera bellamente tallada. Y envuelta en satén rojo, escondida en el interior, está la energía oro brillante, a salvo, esperando. ¡Soy yo! Entonces escucho a mi corazón explicar que antes del nacimiento original era sabido que sería una personalidad múltiple. Que la esencia original del bebé se dividiría con el fin de preservar el verdadero yo. De esa manera el contrato podría llevarse a cabo con la intención de elegir, en esta vida, volver completamente a la luz. Había muchos riesgos y ninguna garantía de que no pudiese morir. Pero se acordó que debía de intentarlo.

Llegar a este lugar actual en mi vida no es menos que un milagro. La verdadera esencia del yo ha sido preservada y vuelta a nacer, ¡pura y brillante! Yo soy Serena.

Sonriendo, miro a los ojos de Norma. Amablemente me anima a respirar. Su voz es suave. La cadencia es melódica. Ella es totalmente consciente del cambio de energía en el cuerpo. Ella me ve, a la nueva persona, nacida del corazón. Su trabajo consiste en estar tranquila y no sobresaltarme. Solo habla de la respiración. Mantiene la verdad de este momento para sí misma. Estoy muy frágil, como un pequeño pajarito que debe recogerse y mantenerse bajo las plumas calientes de la madre. Ella me dice que permanezca tumbada. Su respiración, su estado de ser llena la habitación. Suavemente me ayuda a sentarme. –Detente y respira– advierte–, antes de bajar de la camilla.

Bajando por las escaleras me sostiene firmemente por el codo. Al entrar en la cocina me dirige para sentarme en una silla con respaldo recto. Su voz resuena con un ritmo calmante. Estoy desapegada de todo. El movimiento de bajar las escaleras me ha obligado a abandonar mi cuerpo aún más. Veo las cosas desde la distancia. Me doy cuenta de una fruta muy colorida en la encimera. Soy consciente del frío suelo a través de mis calcetines. Oigo las preguntas de Norma sobre que quiero para almorzar. Y en algún lugar en el fondo, escucho un murmullo de voces internas que continúan la conversación. El momento es surrealista. Capturado como una instantánea a color. Atrapado en el tiempo, rodeado de negro. Así es como “nosotros” siempre hemos vivido. Momentos detenidos y contenidos, distorsionados en el tiempo. Cada momento separado del siguiente. Por supuesto esto hace que el sistema funcione. Para empezar a descubrir una nueva manera de vivir. En lo profundo de mi cuerpo, con total dominio, consciente, alegre y a salvo conmigo.

Al ver mi nacimiento tan claramente me muestra el milagro que soy. Sé que mamá me quería tener. Me sentí querida. Literalmente he sido la crema de vainilla en la galleta de Oreo. Mamá en el exterior, el corazón en el interior, y ambos sosteniéndome fuertemente hasta que pude sanar. Esta consciencia de mi evolución me muestra lo lejos que he viajado. ¡Me siento verdaderamente bendecida!